Privacy International defends the right to privacy across the world, and fights surveillance and other intrusions into private life by governments and corporations. Read more »


Chapter: 

Sitios de redes sociales y comunidades virtuales

Las redes sociales son creaciones pre-tecnológicas que los sociólogos llevan analizando décadas. Peor con el surgimiento de la Internet, las redes sociales y las redes tecnológicas se han vuelto indisolublemente ligadas, de modo que el comportamiento en las redes sociales puede ser rastreado en una escala jamás vista anteriormente.1 Los sitios de redes sociales tales como Facebook, MySpace, y Orkut son herramientas, para usuarios en línea, cada vez más populares de comunicación, entretenimiento, y de generación de vínculos, para subir, compartir y ver información, fotos y mensajes. Había, hasta el 2006, aproximadamente 200 sitios de redes sociales en la Internet.2 En junio de 2007, los seis más populares sitios de redes sociales atrajeron a un total de casi 274 millones de visitantes a nivel global.3 Noventa por ciento de los ciudadanos de Corea del Sur entre los veinticuatro y veintinueve años son miembros de un sitio web coreano, www.cyworld.com.4 El número de usuarios brasileños de Orkut es del 56% del total de usuarios, seguido por los EE.UU. e India con 19% y 15% respectivamente.5 El relacionamiento social se ha vuelto incluso en los sitios de redes sociales en una plataforma de relacionamiento intercultural dado que los usuarios individuales añaden a otros provenientes de todas partes del mundo.6

 
La privacidad es un tema central en el contexto de los servicios de redes sociales. Algunos sitios de redes sociales se jactan de tener millones de miembros, pero existe una desconexión entre la percepción sobre la privacidad que tiene los usuarios y aquella que realmente se da en la práctica.7 La información que los usuarios divulgan en los sitios de redes sociales, en realidad, nunca es privada. Mientras que más de la mitad de los usuarios de sitios de redes sociales se preocupan de ser posibles víctimas de delitos informáticos, existen, sin embargo, publicando información que los puede poner en riesgo.8 Los sitios de redes sociales hacen extremadamente fácil subir distintas formas de información personal, entre ellas edad, información de contacto (incluida dirección domiciliaria y números telefónicos), fotos, orientación sexual, y preferencias musicales.
 
Algunos académicos expertos proponen que la falta de educación acerca de los riesgos involucrados conduce a los usuarios a concluir que los beneficios de la socialización superan los potenciales daños.9 Aunque los usuarios pueden sentir que tienen el control sobre su información personal, en muchos casos el contenido subido por el usuario en el sitio de redes sociales se convierte en propiedad del sitio.10 Los sitios de redes sociales crean un repositorio de información personal, y a menudo los sitios no educan adecuadamente a sus usuarios sobre los riesgos a la seguridad de su información.11 Incluso si los sitios de redes sociales no proporcionan la información de sus usuarios a terceras compañías, se presentan problemas de seguridad que dejan vulnerables a los usuarios, y a menudo sin saberlo. Aunque incluso pequeñas piezas de información pueden parecer inocuas, cuando se combinan pueden ofrecer a los ladrones de identidades una extremadamente alto índice de correlación de identidad. Por ejemplo, combinaciones simples de fechas de nacimiento y códigos postales pueden ser suficiente información para identificar adecuadamente a una persona y proporcionar la base para la obtención de mayor información.
 
La información personal, una vez hecha pública en la Internet, puede volverse en contra de los usuarios posteriormente. Muchos grupos incluyendo colegios y padres preocupados están alentando a los estudiantes a restringirse en la subida de información personal a los sitios de redes sociales debido a que los encargados de seleccionara estudiantes para las universidades y los empleadores están empezando a realizar “verificaciones de personalidad” de los postulantes además de verificaciones de antecedentes penales.12
 
Los países difieren en su postura sobre las verificaciones de personalidad en línea. Mientras que algunos países concluyen que no hay ningún tema legal inherente a la investigación en línea sobre un empleado, otros países han establecido barreras legales para impedir este tipo de actividades. En los Estados Unidos, la Corte de Apelaciones del Circuito Federal de los Estados Unidos de América recientemente dictaminó que el utilizar Google para investigar a un empleado no viola su “derecho fundamental a la equidad.”13 En contraposición Finlandia ha erigido fuertes impedimentos legales que le niegan a los empleadores el derecho de realizar investigaciones en línea de sus empleados o de potenciales empelados. Al amparo de la Ley de Protección de la Privacidad en la Vida Laboral de Finlandia, un empleador puede recolectar información sobre sus empelados o los postulantes a puestos de trabajo principalmente de ellos mismos. Si “otras fuentes” son utilizadas, se debe obtener primero el consentimiento del empleado.14 En un proceso, un hombre objetó que su empleador haya utilizado información en su perjuicio que él publicó en un grupo de noticias cinco años atrás.15
 
Algunas universidades han expulsado a adolescentes por violar los códigos de conducta después de descubrir fotos de estudiantes menores de edad posando delante de barriles o que habían escrito sobre borracheras.16 Los usuarios de sitios de redes sociales también de ben reconocer que una vez que algo aparece en la Internet, es imposible eliminarlo.17 El copiado y almacenamiento intermitente de páginas web realizado por sitios como el Internet Archive’s Way Back Machine18 pueden hacer accesible la información personal por años, incluso después de que el contenido relacionado haya sido borrado de un sitio “activo”. 
 
Los usuarios jóvenes, en particular, están confundidos acerca de lo que es privado y de lo que es público en la Internet, y ello los vuelve gravemente vulnerables. Una reciente investigación indica que el 36 por ciento de los padres no vigilan el uso de sitios de redes sociales de sus hijos.19 Los jóvenes usuarios no sólo deben ser educados respecto de los niveles apropiados de información para compartir, sino que también deben ser cautelosos sobre a quienes añaden a sus perfiles. Aunque los sitios de redes sociales de niños tales como el Club Penguin,20 puedan proveer un ambiente, en línea, seguro para los niños, a los jóvenes se les debe necesariamente enseñar que el intercambio indiscriminado de información personal es peligroso y deja a los usuarios vulnerables a los correos comerciales no deseados (spam), al robo de identidad y al acoso de usuarios desconocidos.21
 
Algunos académicos expertos sostienen que la privacidad es ampliamente valorada entre los usuarios de los servicios de redes sociales.22 Este parece ser el caso cuando casi tres cuartos de millón de usuarios protestaron contra las nuevas características controversiales añadidas por Facebook en septiembre de 2006.23 Las “actualizaciones de noticias” (“news feed”) de Facebook renueva una lista personalizada de nuevas historias a lo largo del día, mientras que su “actualización mini” (“mini-feed”) muestra que ha cambiado recientemente en el perfil de una persona y que contenido (notas, fotos, etc.) han añadido. Luego del anuncio de los lectores de actualizaciones, los usuarios organizaron un grupo de Facebook llamado “Students Against Facebook News Feed” (“Estudiantes Contra las Actualizaciones de Noticas de Facebook”), y 740,000 usuarios se unieron para protestar contra las características de actualización.
 
La protesta pública causada por la característica de “actualización” fue una sorpresa para Facebook. La compañía no pensó que había un problema de privacidad debido a que sólo estaba combinando datos para hacerles a los usuarios de la red social, su experiencia más útil y entretenida. Sin embargo, los usuarios objetaron el hecho de que Facebook permitiera que las Actualizaciones de Noticias empezaran a distribuir su información sin ninguna advertencia previa.24 Uno de las preocupaciones principales de los usuarios fue que no se les había comunicado explícitamente como los lectores de las actualizaciones trabajaban y cuáles eran sus opciones de privacidad. Facebook forzó a los usuarios a alterar la configuración de su privacidad después de este hecho, y después de que algunas informaciones habían sido publicadas. Adicionalmente, Facebook no reconoció que el aumento de información permite la presentación de datos de manera más digerible, lo cual presenta preocupaciones sobre privacidad únicas.25
 
Los usuarios movilizados para lograr un cambio pueden tener un enorme impacto en las normas de privacidad en el mundo en línea.26 La educación de los usuarios con relación a la discrepancia entre las expectativas de los usuarios sobre la privacidad y la actual realidad en línea es clave en esta área. Como los indignados usuarios de Facebook demostraron, un usuario motivado como base con una enérgica concepción de sus derechos puede, en el contexto de las redes sociales, ayudar a cambiar el panorama de la privacidad en línea. 

 

Footnotes